El vehículo conectado : Un cambio disruptivo en el modelo de negocio del automóvil tradicional

Boceto publicado en 2012 sobre cómo podría ser el posible ‘iCar’ de Apple1
Según el último estudio de la multinacional sueca Ericsson2, el 80% del tráfico de internet en 2020 se generará desde dispositivos móviles. Una gran parte del mismo serán los vehículos conectados, que nos permitirán estar contínuamente en modo on line o conducir de manera autónoma sin necesidad de ponernos a los mandos del mismo.
El cambio disruptivo que va a suponer el vehículo conectado en el modelo de negocio del automóvil tradicional -que es el que hasta ahora conocemos- es mayor de lo que podamos imaginar. Nuestras Empresas deben estar preparadas para afrontarlo si no queremos quedarnos atrás en este nuevo nicho de mercado que se abre frente a nuestros ojos y que estará a disposición de nuestros clientes en menos tiempo del que imaginamos.

Sistema eHorizon de Continental que actualiza los mapas de los vehículos en tiempo real
Sistema eHorizon de Continental que actualiza los mapas de los vehículos en tiempo real

Sin embargo, viendo los últimos movimientos de las grandes compañías automovilísticas y las grandes tecnológicas, se me antoja necesaria una regulación legal en este nuevo marco, siendo absolutamente necesaria la entrada en el campo de juego de los agentes competentes que aseguren unas leyes justas e igualitarias para todos los actores que componemos el mercado de la Automoción tal y como lo conocemos hoy en día.

El vehículo Conectado

Un vehículo conectado es un automóvil que, equipado con una conexión a internet, permite comunicarse con dispositivos o sistemas dentro o fuera del vehículo, ofreciendo beneficios adicionales al conductor o a los pasajeros como pueden ser compartir el acceso a internet, realizar el cálculo de la mejor ruta -incluyendo el estado del tráfico-, enviar un aviso a un servicio de urgencia en caso de accidente o notificar el estado de posibles averías para requerir servicio posventa.
También en la actualidad, muchos de los vehículos -sobre todo eléctricos- que se están lanzando al mercado, pueden ponerse en comunicación con el conductor a través de su smartphone, tablet u ordenador personal para ofrecer una serie de comodidades como, por ejemplo, conectar automáticamente la climatización para que el habitáculo esté a la temperatura deseada en el momento en que entremos en el coche, controlar el estado de la carga de las baterías, realizar cálculos de ruta según la autonomía disponible, etc.

La comunicación entre vehículos permitirá evitar accidentes o atascos
La comunicación entre vehículos permitirá evitar accidentes o atascos

En una segunda fase, todavía en desarrollo, serán capaces de comunicarse con otros vehículos que circulen a su alrededor o con sistemas localizados en las rutas por donde vayan pasando y que transmitan información relevante a la conducción o al servicio de los pasajeros.

Principales fabricantes y futuros modelos

Los principales fabricantes de automóviles tradicionales ya hace tiempo que se apuntaron a la carrera del vehículo conectado y ahora están sacando al mercado varios modelos con ésta tecnología implantada de serie. Según el reciente estudio de Juniper Research, uno de cada cinco vehículos de pasajeros -el 20% del mercado mundial- estará conectado al móvil en 2019, y en 2022 el vehículo de conducción autónoma comenzará a tener un impacto significativo en consumidores y empresas.

Interior del F 015 Luxury in motion, el primer prototipo autónomo de Mercedes-Benz
Interior del F 015 Luxury in motion, el primer prototipo autónomo de Mercedes-Benz

Según este mismo informe de Juniper Research, las principales marcas automovilísticas o de componentes de automoción tradiciones que están al frente de esta tecnología y que en un futuro serán punteros son Audi, BMW y Continental, la coreana Hyundai y las estadounidenses HarmanKore y Nvidia.
Al igual que las últimas compañías estadounidenses que he nombrado, cabe destacar la entrada reciente -y no por ésto menos importante- de las grandes compañías tecnológicas Google y Apple, a las que -por su importancia en el futuro desembarco de sus modelos-, merecen una mención aparte.

El vehículo autónomo de Google

El coche de conducción autónoma de Google
El coche de conducción autónoma de Google

No tiene pedales, marchas ni volante y su diseño exterior rompe con todos los moldes a los que estamos acostumbrados. Google lleva mucho tiempo intentando meter uno más de sus tentáculos en éste prometedor nicho de mercado del vehículo autónomo.
Empezaron con la generación de la cartografía para los mapas de nuestros GPS, continuaron con un híbrido Lexus RX -con varios artefactos puestos en el techo y, recientemente, han sacado su prototipo de coche totalmente autónomo que, como digo, sus ocupantes no podrán manejarlo porque no dispone de ningún mando que pueda ser utilizado para conducirlo por una persona.
La compañía ya ha pedido permiso para utilizar una pequeña flota de éstos peculiares vehículos en una zona delimitada de California donde se pondrán a prueba y se medirá el grado de aceptación por parte de los pasajeros. ¿Qué ocurrirá?… probablemente veamos varias versiones posteriores con las modificaciones al modelo original adaptado al gusto de sus consumidores, como hace Google en todos sus desarrollos de software porque -la verdad sea dicha- en ese aspecto es uno de las mejores Compañías -si no la mejor- en hacer valer su experiencia y supremacía en Internet.

Apple

Un ejercicio del posible diseño interior del futuro coche de Apple
Un ejercicio del posible diseño interior del futuro coche de Apple

Ha sido el último en llegar a ésta carrera del vehículo autónomo pero, sin embargo, ha desembarcado -como suele ser habitual en ellos- con toda la artillería pesada que supone su excelente cuenta de resultados y su abultado cash-flow, que le ha permitido contratar a un equipo de seiscientas personas -entre jefes de proyecto, ingenieros y gurús- que, con la confidencialidad y hermetismo habitual de la marca, sólo han dejado caer que se espera una salida al mercado de su primer modelo en 2019, dentro de tan sólo cuatro años, aunque tampoco se sabe a ciencia cierta si será un modelo completamente autónomo o un vehículo eléctrico con ayudas a la conducción, al estilo del nuevo modelo Passat de Volkswagen.

El cambio en el modelo de negocio tradicional del Automóvil

La venta y el canal de distribución

Pues bien, hasta aquí he intentado poneros al día en cuanto a lo que ya ha llegado y lo que se espera por llegar en los próximos cuatro a diez años. Sin embargo, sólo he hablado de las novedades de los nuevos productos y no de la adaptación que debe realizar el mercado para acoger estos vehículos que no tienen nada que ver con los antiguos coches con motor de explosión tal y como los conocemos hasta ahora.
Las grandes marcas automovilísticas continuarán vendiendo y dando soporte posventa a sus nuevos modelos conectados a través de su red de concesionarios y agentes tradicionales, aunque ya se han visto algunos desmarques -bastante importantes, por cierto- de algunas marcas punteras que, para ciertos modelos de sus vehículos están empezando a utilizar otros canales de venta como, por ejemplo, internet.
La propia Volvo -entre otras- lanzó hace unos meses su nuevo XC90 de edición limitada que no podía ser adquirido en sus concesionarios, sólo por internet -aunque al final, el comprador tenía que ir a su concesionario más cercano a recogerlo-. Las 1970 unidades que lanzó de éste modelo se agotaron en apenas 48 horas. Todo un éxito de ventas!.

La industria del automóvil es una de las más conservadoras y que menos ha evolucionado en cuestiones de marketing del mercado global. Durante décadas, la publicidad de automóviles ha seguido un patrón común, el mismo que seguía toda la industria. En estos momentos Volvo ha escogido desafiar la lógica e implementar una estrategia que nos permita avanzar al ritmo de nuestras propias necesidades.
*Alain Visser, Vicepresidente Senior de Marketing y Atención al cliente de Volvo Cars*

Volvo XC90 2015
Volvo XC90 2015

Acciones como ésta de Volvo -que no ha sido la primera en realizarla y seguro que no será la última : véase Tesla-, nos hacen pensar sobre la apertura de un nuevo canal de distribución a través de Internet donde las marcas automovilísticas poseen el control total de la venta de principio a fín dejando a los concesionarios o agentes finales como meros puntos de recogida del producto vendido.

La mayor revolución en el mundo del automóvil está por llegar y vendrá de la mano de la compra por Internet a través del Smartphone, tablet u ordenador personal

La posventa

Si el mercado de la venta de vehículos va a revolucionarse con la llegada de estos nuevos productos, os aseguro que para el canal de posventa va a ser un verdadero revulsivo.
Tal y como he comentado anteriormente, los Concesionarios y puntos de venta finales tendrán que reestructurar sus instalaciones y adecuar sus plantillas para acoger a un cliente que vendrá únicamente a recoger su vehículo nuevo y que desea un trato cordial, rápido y centrado en las últimas explicaciones de uso.
Sin embargo, en el canal de la posventa de estos nuevos vehículos, es donde se espera la verdadera revolución. Multitud de concesionarios, agentes y talleres multimarca deberán adaptarse a los nuevos requerimientos técnicos, reguladores y legislativos de las marcas automovilísticas y las administraciones pertinentes.
De hecho, hoy en día, no todos los servicios posventa pueden reparar un vehículo con motor eléctrico sin el utillaje especializado. Las medidas de seguridad, la certificación correspondiente por parte de la marca y la prevención de riesgos laborales en el puesto de trabajo son aspectos fundamentales que deberán ser evaluados por el reparador antes de acometer alguno de estos trabajos.

El pago por uso del vehículo autónomo

Pero vayamos un poco mas allá. Las principales firmas automovilísticas que he mencionado ya están dando un paso más en el tremendo negocio que supone disponer de un vehículo de conducción autónoma al que se pueda dar las órdenes oportunas para ir de un sitio a otro a recoger o entregar pasajeros.
Efectivamente, ya se están posicionando varias empresas de alquiler de vehículos con o sin conductor -Car rentals, rentings, compañías como Uber, etc.- que están viendo la potencialidad del vehículo de conducción autónoma donde el pasajero pagará por su uso.
En un futuro no muy lejano, nos pondremos en contacto con alguno de estos nuevos servicios a través de nuestro smartphone o tablet para solicitar un vehículo autónomo con el fín de llevar a nuestros hijos al colegio para que después nos lleve al trabajo. En diez minutos aparecerá un vehículo autónomo en la puerta de nuestra casa para recogernos. ¿Precio?… ¿Qué te parecen cinco euros por viaje?…
Haz unos simples cálculos y verás que sale rentable. Aunque para todo ésto, a la legislación actual todavía le queda mucho… mucho… por regular.

Nuevos servicios posventa adaptados al vehículo autónomo

Al igual que para la recogida y entrega de pasajeros, el vehículo autónomo podrá ser enviado al servicio posventa cuando necesite realizar un mantenimiento programado o compruebe que alguno de sus sensores le envía un código de avería que debe ser revisado.
Imagínate la increíble ventaja de que tu coche autónomo vaya a realizar su mantenimiento programado mientras tú estás trabajando para después recogerte y llevarte a casa sin tener que molestarte en llevarlo al taller.
Se crearán redes posventa específicas para las flotas disponibles y adaptados a estos nuevos vehículos. Serán instalaciones amplias y en lugares que no tienen porqué ser comerciales o de paso, pues no necesitarán realizar publicidad para atraer a sus clientes, sino firmar acuerdos con las compañías propietarias, al igual que ocurre ahora con los acuerdos entre las compañías de renting de vehículos y su red de talleres de reparación y mantenimiento.
Las instalaciones, la maquinaria y el utillaje deberá ser específico y adaptado a los nuevos modelos. Probablemente ya no sea necesario disponer de parking cerrado donde almacenar vehículos a la espera de su recogida, pues el vehículo autónomo saldrá inmediatamente del taller para continuar con su servicio.
Recuerdo que allá por los años 80, en una serie de televisión aparecían unos extraños aparatos que, colgados del cinturón de sus usuarios, los ponían en contacto a distancia a través de una pequeña pantalla incorporada. En aquel momento, esa tecnología era ciencia ficción. Ahora, se llama smartphone y es usada por el 80% de los teléfonos de todo el mundo.
Estamos a las puertas de la verdadera revolución del Automóvil tal y como lo conocemos ahora y lo llevamos conociendo desde hace más de 100 años.
Prepárate para que cuando llegue no te pille por sorpresa.


  1.  Fuente: Apple Green Car iMove Concept, del diseñador de coches Liviu Tudoran 
  2. Acceda al Informe Ericsson Mobility Report – June 2015