Prueba dinámica del nuevo Renault Twizy

Tras el lanzamiento por parte de RENAULT de su tercer vehículo eléctrico, os escribimos nuestras impresiones de este peculiar utilitario 100% urbano

Siguiendo con el compromiso adoptado por RENAULT con la Ecología y el Desarrollo Sostenible, lanza el tercer vehículo 100% eléctrico que puede ser recargado en cualquier enchufe de 220 voltios que tengamos en casa, o en cualquier sitio público

Su principal caraterística reside en ser un vehículo urbano, para realizar desplazamientos de hasta 100 km. sin repostar y aparcar en cualquier sitio por pequeño que sea, gracias a sus reducidas dimensiones.
La configuración del Twizy nos permite conducirlo por una persona con la posibilidad de poder llevar un pasajero detrás. Podemos configurarlo con varios extras. Desde las protecciones Laterales (medias puertas), hasta el desempañado del parabrisas delantero, pasando por un sistema de preinstalación de kit manos libres para el teléfono y escuchar música a través de un mp3, iphone, ipod, etc.
El acceso es bastante fácil para el conductor. Si queremos acceder a la plaza trasera recomendamos una simple maniobra, que consiste en adelantar un poco el asiento delantero para dejar más espacio al pasajero, aunque nuestros intentos de entrar y salir de la plaza trasera han sido bastante fáciles de realizar.
Como ya nos tiene acostumbrados nuestra Marca, Renault no ha dejado de lado la seguridad, montando de serie airbag en el cojín frontal del volante para el conductor con doble cinturón de seguridad y cinturón de tres apoyos para el pasajero, al igual que cualquier vehículo actual.
Como todo vehículo eléctrico que hemos probado, lo primero que nos impresiona es la ausencia de ruido en el «arranque» del motor, aunque más bien se le podría llamar «puesta en marcha», ya que realmente lo único que hacemos al girar la llave es conectar todos los sistemas y preparar el vehículo para pisar el acelerador. Al igual que en los Fluence y Kangoo ZE, se enciende en el cuadro de instrumentos el testigo «GO» en verde, indicándonos que ya podemos iniciar la marcha.
Siguiendo con la Seguridad Activa para todos, Renault ha pensado en el poco ruido generado por este pequeño vehículo. Para evitar posibles atropellos a biandantes que crucen las vías «de oído», sin mirar a ambos lados, disponemos en la palanca de intermitencias de un interruptor que al accionarlo emite un sonido de alerta mientras vamos conduciendo. De esta forma, podemos asegurarnos que al menos se nos va a oir llegar a unos cuantos metros de distancia. En nuestra prueba dinámica, siempre utilizamos este sistema para evitar sustos innecesarios y lo recomendamos en pro de una circulación más segura sobre todo con los peatones.
Hemos probado dos modelos de Twizy : el Urban 45 y el Technic 80.

En la parte inferior, bajo el Rombo de Renault, abrimos un pequeño compartimento donde tenemos el enchufe de recarga a 220 v. y el depósito del lavaparabrisas

El Twizy Urban 45 se matricula como cualquier ciclomotor, ya que está pensado para circular únicamente por ciudad y vías circundantes. No pasa de 45 km/h., que es más que suficiente para las vías urbanas, aunque, como es normal, se queda un poco corto cuando salimos a una vía interurbana. En nuestros tests mantenía los 47 km./h. sin problemas y llegó a registrar 51 km/h en el marcador del cuadro de instrumentos (en las mejores condiciones). Pensamos que puede ser una muy buena alternativa para los jóvenes que deseen motorizarse de forma mucho más segura que con un ciclomotor, aunque con el hándicap del precio, por supuesto (puede salir desde unos 3.800 Euros con las ayudas actuales del Gobierno).
El Twizy Technic 80 se matricula como cualquier otro vehículo a motor. Tiene 80 km./h. de velocidad máxima y en nuestros test ha llegado a 85 km./h. en las mejores condiciones. Con estas prestaciones, ya es posible moverse por autovías o carreteras secundarias sin problemas. Los viajes interurbanos que no pasen de diez kilómetros se hacen agradables en condiciones atmosféricas normales si disfrutamos del paisaje y el poco ruido que genera nuestro vehículo. La sensación es muy parecida a conducir un descapotable, aunque con menor ruido aerodinámico y de mecánica del motor.

Manuel Gómez. Piloto y Director de GALLARDO sport.

Me ha sorprendido muchísimo el buen agarre que tiene este cuadriciclo para lo estrecho que es de vías y lo corto de batalla de un vehículo que sólo mide 1,2 metros de ancho y algo más de metro y medio entre los ejes delantero y trasero. Es muy divertido de conducir y transmite muy bien la seguridad al volante. Sorprende comprobar cómo un vehículo tan pequeño es bien visto por el resto de conductores. Su increíble par motor, su estabilidad y buen tacto del freno, te asegura salir sin problemas de cualquier situación comprometida.

Y en cuanto al mantenimiento…
Un vehículo eléctrico como el Renault Twizy no lleva aceite ni filtros de motor y, como carece de sistema de climatización, tampoco incluye filtro de habitáculo, por lo que su mantenimiento se limita a una revisión de 15 puntos de control, fundamentales para su seguridad en marcha. Se realiza una revisión el primer año o a los 30.000 km, donde se comprueban los sistemas eléctricos, el estado de los neumáticos y de las pastillas de freno. Después, se pasa a una revisión cada dos años o 60.000 km. Cada cinco años, se realiza una intervención algo más concienzuda, donde se cambia el líquido de frenos (al igual que en el resto de vehículos).
En definitiva, un vehículo muy económico de mantener y que, unido a la simplicidad de su sistema motopropulsor, estamos seguros que pisará poco por nuestra Red de Asistencia.